Guía Móvil para la Galería



21 de septiembre de 2019 – 19 de enero de 2020



Ir al contenido adicional




Desplacése hacia abajo

Image

DE LA EXHIBICIÓN

Haz un clic sobre los títulos abajo para 
obtener acceso al texto de la galería. 

TEXTO DE SECCIÓN

TAMAYO Y MIXOGRAFÍA

Rufino Tamayo (mexicano, 1899-1991) fue un pintor, muralista, escultor y artista gráfico que fue reconocido como una figura clave del arte posrevolucionario mexicano desde la década de 1920 en adelante, con un estilo particular que distingue su producción de las obras más explícitas en términos políticos de sus contemporáneos como Diego Rivera. La experimentación continua de Tamayo con nuevos materiales y técnicas contribuyó a que su trabajo mantuviera su relevancia en la escena artística de la segunda mitad del siglo XX.

Luis y Lea Remba eran dueños de una prestigiosa imprenta de la Ciudad de México que se convirtió en un taller de grabado artístico en 1968. Para consolidar esta nueva identidad, se acercaron a Tamayo para que colaborara con ellos en 1973. El artista había incursionado en las artes gráficas desde 1925 y había trabajado con una variedad de talleres diferentes a lo largo de los años. Sin embargo, siempre había querido utilizar un proceso de impresión tridimensional que pudiera captar con papel la textura de sus pinturas y desafió a Luis Remba, un maestro grabador e ingeniero, a crear uno para ganar la comisión.

La Mixografía es el resultado de este desafío: a la vez un nuevo medio y una renovada identidad para el taller de los Remba. Nombrada por su capacidad de mezclar perfectamente distintos medios, la técnica utiliza un molde para configurar el papel de acuerdo con la voluntad del artista, creando grabados que incorporan cualidades asociadas con la pintura y la escultura. Entre 1973 y su muerte en 1991, Tamayo colaboró ​​con Luis para crear un cuerpo de más de 80 impresiones previamente inimaginables con este nuevo proceso.

Esta exposición analiza cómo los esfuerzos de colaboración de un artista y un ingeniero dieron origen a un medio gráfico completamente nuevo. Explora las maneras en que este cuerpo de trabajo pone en juego sus posibilidades distintivas de experimentación técnica y textura y el conciso vocabulario visual de Tamayo para abordar aspectos como el gesto y el humor, la raza y la identidad mexicana, la turbulencia social y el existencialismo.

COLABORACIÓN: EL INICIO

Monólogoes un tema irónico para la primera Mixografía auténtica jamás creada. Tanto el título como el tema se refieren a una voz única y autosuficiente, mientras que con este trabajo, Tamayo y Remba celebraron una nueva y exitosa colaboración entre un artista maduro y prestigiado y un maestro artesano. En general, los técnicos de imprenta no se consideran artistas, pero las soluciones de Luis a los problemas mecánicos e industriales tienen una belleza silenciosa distintiva. Esta primera impresión en Mixografía y todas las siguientes son el resultado de horas de diálogo creativo entre estos dos profesionales.

 

METAMORFOSIS

La primera impresión en la que colaboraron Tamayo y Luis, Mujer temblorosa, fue una litografía que carecía de los elementos que caracterizarían la Mixografía. Fue hasta más tarde en el mismo año que Luis resolvió los problemas iniciales de ingeniería del nuevo medio y que se realizó el grabado Éxtasis cósmico con una salpicadura texturada que se extiende hacia arriba a través de su centro. Después de esto, la metamorfosis ocurrió prácticamente de la noche a la mañana. Formas que antes se diferenciaban solo por medio del color se liberaron de repente para explorar una tercera dimensión, como una mariposa que emerge de su capullo.

GESTO Y POSTURA

La riqueza de las texturas permitidas por la Mixografía de Luis le llevó a Tamayo revisar las figuras que había estado trabajando a lo largo de su carrera. Cuando se sintió cómodo con el nuevo medio, pudo incorporar una nueva dimensión expresiva en la representación de las figuras humanas en sus grabados. Originalmente inspiradas tanto por grandes cubistas como Picasso y una reimaginación de las formas escultóricas precolombinas, sus representaciones geométricas y sígnicas de mujeres, hombres y niños--a la vez impávidas y rebosantes de emoción--revelan la capacidad de Tamayo para crear personajes matizados con medios aparentemente sencillos.

 

RAZA

Aún cuando muchos críticos y estudiosos hayan subrayado la herencia indígena de Tamayo, el artista reconocía su doble herencia zapoteca y europea. Parte de su obra homenajea a sus ancestros indígenas al retomar la forma tangible de sus iconos, pero su producción también sugiere que la problemática contemporánea de la raza era primordial en su pensamiento. Obras como Mano blancaMano negraforman una pareja que se opone entre sí: la mano blanca se hunde en una tempestad infernal, mientras la mano negra, desprendida del cuerpo, parece ser objeto de veneración en un pedestal o bien un trofeo inquietante.Cita opcional: 

“Algunas personas han dicho que soy zapoteca, otras que soy maya, pero mis padres eran, como dicen mitad y mitad, o sea, mestizos; por lo tanto yo soy mestizo.” (Rufino Tamayo).

COLABORACIÓN: EL PROCESO

Cuando se imprimió en 1979, Dos figurastenía casi el doble del tamaño de la Mixografía más grande hasta ese momento. Extraña la carencia de retórica en una obra que representa un logro tan heroico. El grabado muestra a dos figuras paradas una al lado de la otra con cierta incomodidad; cada una toca su propio cuerpo, pero se unen de manera simbólica por medio del aura dorada fantasmal que emerge entre ellas. El éxito de las impresiones en Mixografía realizadas por Tamayo hasta ese momento atrajo a otros artistas que querían probar el proceso tridimensional incipiente. Cada artista traía nuevos desafíos para que Luis Remba los resolviera, y cada una de las soluciones que Luis logró con tanto empeño demostró con creces cuánto se puede lograr cuando dos personas combinan sus esfuerzos.

INVITACIONES

Con múltiples tiradas de hasta 300 impresiones cada una, estas pequeñas invitaciones representaron un gran desafío logístico para la práctica estándar de Mixografía que solía privilegiar la calidad sobre la cantidad. Se produjeron para dos ocasiones: una exposición retrospectiva en 1974 en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de París y la inauguración en 1981 del Museo Tamayo en la Ciudad de México.

ÍCONOS MEXICANOS

Las Mixografías de Tamayo incluyen muchos de los íconos tradicionales mexicanos que utilizó a lo largo de su carrera. Fiel a su naturaleza poética, exploró las cualidades formales de estas imágenes para captar sus sutilezas e invitar a múltiples niveles de interpretación en lugar de presentarlas como estereotipos. Sus abstracciones a partir de la naturaleza muerta y de figuras de animales recuerdan la riqueza sensorial y simbólica de la flora y fauna mexicanas y forman parte de composiciones geométricas rítmicas. Sandíashace referencia a la vez a la fruta que se encuentra en los puestos de mercado en México y a su presencia en las propias pinturas de Tamayo desde la década de 1920, pero también evoca la sonrisa del Gato de Cheshire. Como lo demuestran las obras QuetzalcóatlStela, Tamayo también retomó temas precolombinas para crear grabados con cualidades sugerentes en este mismo sentido.

“Estaba la fuente para mi trabajo, nuestra tradición. Traté entonces de olvidar lo aprendido en la Escuela de Bellas Artes, incluso me endurecí la mano para empezar de nuevo. Comencé a deformer las cosas, pensando siempre en el arte prehispánico.” (Rufino Tamayo)

DIMENSIONALIDAD Y TEXTURA

La capacidad de la Mixografía para reproducir los detalles minúsculos de texturas como las de madera carbonizada, cartón corrugado, estuco y yute convirtió el trabajo con Luis no solo en un proceso, sino en uno de los mayores placeres de Tamayo. Después de que el taller de los Remba cerraba sus puertas para el día, el experimentado artista entraba e iniciaba el trabajo nocturno de manipular objetos con superficies atípicas hasta crear un modelo que cumplía con sus expectativas. Hombre en la ventanaes una de las impresiones de Mixografía más impactantes de Tamayo. La idea se le ocurrió cuando encontró un remanente de un empaque de plástico desechado en una calle parisina y pensó que tenía un parecido con una ventana.

COLABORACIÓN: EL MURAL GRÁFICO

En 1980, Tamayo propuso la creación del grabado más grande del mundo. Ansioso por emprender este reto, Luis comenzó el lento proceso de abastecimiento de la piedra litográfica de cuatro toneladas requerida y el rediseño del equipo de Mixografía para adaptarse a sus dimensiones récord. La impresión resultante, Dos personajes atacados por perros, representa el apogeo de la colaboración entre Mixografía y Tamayo. Los Remba y los Tamayo jugaron a las cartas por las noches, pasaron sus vacaciones juntos y menos de un año después de que se completara el grabado de tamaño mural, Tamayo pintó El güero, un retrato de Luis hecho para el 25 aniversario de los Rembas. El novedoso proceso no solo amplió las posibilidades de los medios gráficos; también cimentó una amistad

LA TURBULENCIA SOCIAL

Tamayo generalmente dejó la significación de su obra abierta a la interpretación de los críticos, pero compartió con Luis sus motivaciones para crear grabados como Dos personajes atacados por perros: el mundo al borde de la aniquilación nuclear, la amenaza del terrorismo, una creciente conciencia de la crisis del medio ambiente, y más. Las mismas bestias crueles representadas en las escenas de fuego y horror que Tamayo pintó alrededor de la Segunda Guerra Mundial regresan aquí para atormentar al hombre. Otras obras muestran figuras agobiadas por el dolor, la vergüenza y la locura, con escasos destellos de esperanza que alcanzan a brillar a través de la oscuridad circundante.

“Lo que más me interesa es el hombre y la forma en que enfrenta los problemas que lo rodean. El arte debe pertenecer a su tiempo: no debe ocuparse de los recuerdos sino de lo que está sucediendo ahora. Y el artista es una antena.” (Rufino Tamayo).

TIEMPO Y ESPACIO

Tamayo utilizó cuerpos celestes, colores saturados y líneas de fuerza en su trabajo para expresar reflexiones metafísicas y existenciales desde mucho antes del aterrizaje humano en la luna en 1969, pero estos elementos parecen aumentar en su intensidad después de que Neil Armstrong dio "un pequeño paso para el hombre". Las formas básicas del sol y la luna, ya sean representadas como círculos o adornadas con rostros humanos como en el tradicional juego de lotería de México, sugieren el amplio rango de posibilidades que abarca nuestra compleja relación con el cosmos. Otros de sus grabados abordan una gama diversa de temas filosóficos. En Reloj sin tiempo, Tamayo emplea las imágenes de un reloj vacío y el símbolo de infinito repetido en una meditación sobre las cualidades inabarcables e incognoscibles del tiempo y el espacio.

“El sol está en todas sus pinturas, lo veamos o no; para Tamayo, la noche misma es simplemente el sol carbonizado.” (Octavio Paz)

 

COLABORACIÓN: LOS ÚLTIMOS AÑOS

En 1984, la familia Remba se mudó a Los Ángeles para administrar un nuevo taller de Mixografía en Adams Boulevard. Cuando Tamayo emprendió el viaje para ver a los Rembas, se enfadó y le dijo a Luis: “Estás muy bien establecido aquí. Nunca volverás a casa”. En última instancia, Tamayo tenía razón. Se había acostumbrado a pasar las tardes creando moldes de cera y construyendo maquetas en el taller de la Ciudad de México, y aunque el traslado no significó el final de su relación de trabajo con los Remba, una parte importante de su vida durante la última década se había apartado.Durante la segunda mitad de la década de 1980, el taller de Mixografía continuó su operación en la Ciudad de México bajo la dirección de un amigo. Sin embargo, en lugar de realizar más de 17 tiradas con Tamayo cada año, los proyectos requerían de una planeación anticipada y que los Remba regresaran a la Ciudad de México para trabajar con el artista ya envejecido. Entre 1984 y la muerte de Tamayo en 1991, Mixografía solo creó una impresión por año con Tamayo.

Los últimos grabados de Tamayo parecen expresar su lamentación de la distancia que se había creado entre Luis y él. Dos hermanos y la última Mixografía que realizó, La luna y el sol, con su significativa carga cósmica, sugieren la importancia que había adquirido para él la relación de colaboración que había abordado con sospecha en su primer proyecto gráfico con los Remba. Al final de la vida de Tamayo, las ediciones que el artista y el ingeniero produjeron en conjunto les hicieron hermanos a través de un emprendimiento artístico compartido. Emulando la relación complementaria entre el sol y la luna, el proceso y las obras que crearon en colaboración generaron una sinergia creativa que abrió nuevas posibilidades para futuras generaciones. Hoy, años después de la partida de Tamayo, Mixografía sigue revitalizando el sueño que Rufino Tamayo y Luis Remba convirtieron en una realidad, al proporcionar a los artistas una plataforma en constante evolución para la expresión de inquietudes contemporáneas a través de la experimentación gráfica.

El Proceso

Image

CONTENIDO ADICIÓNAL
SÓLO DISPONIBLE EN LÍNEA

CRONOLOGÍA

This image for Image Layouts addon

RUFINO TAMAYO

ACERCA DE Mixografía®

La Mixografía® es una técnica de impresión artística única que permite la producción de impresiones tridimensionales que contienen elementos de relieve, textura, y detalle de superficie muy finos. Desde su inicio, el proceso de la Mixografía ha sido utilizado por muchos artistas contemporáneos incluyendo John Baldessari, Ed Ruscha, Analia Saban, Jonas Wood, y Alex Israel, entre otros. Las Mixografías de Rufino Tamayo aún se exhiben en el taller de Mixografía, donde son consideradas como obras fundamentales de este maestro del arte gráfico.  

Historia de la Mixografía, el Taller y el Proceso
En 1973, el Taller de Gráfica Mexicana, un taller de imprenta fundado en la Ciudad de México por la familia Remba en los años 30, invitó a Rufino Tamayo a crear una serie de grabados. A Tamayo le interesó mucho la idea de incorporar los aspectos de la textura y dimensionalidad a sus obras. Por ese motivo, se acordó de colaborar bajo la condición que los Remba debieran desarrollar una técnica que podría producir impresiones tridimensionales. La familia Remba exitosamente inventó un proceso que no sólo permitió crear las obras de Tamayo en alto relieve, sino también impartió a estas un detalle extraordinario en la superficie. Visto que el papel normalmente utilizado en el arte gráfico no tuvo la capacidad de adecuarse a este nuevo proceso, la familia Remba diseñó y construyó un nuevo molino para fabricar papel para imprimir las obras de Tamayo. El nombre del taller fue eventualmente cambiado para que reflejara la totalidad de este nuevo proceso de impresión: “Mixografía”.

Image

El taller de Mixografía, a través de los años, publicó más de 80 ediciones en colaboración con Tamayo, incluyendo, en 1983, el mural sobre papel “Dos Personajes Atacados Por Perros”, que fue impreso utilizando la piedra litográfica más grande del mundo, midiendo 103 por 63 pulgadas. Esta piedra, que aún muestra el trazo original del artista, puede ser vista hoy en día en el Taller de Mixografía.

En 1980, el entonces Decano del Departamento de Bellas Artes de la Universidad de California, Los Angeles (UCLA), Robert Grey, se acercó a la familia Remba para ofrecerles exhibir una muestra de las obras de Mixografía en la Galería Wright de UCLA. La muestra fue un éxito total, y Grey sugirió a los Remba abrir un taller en Los Angeles para permitir una colaboración más estrecha entre UCLA y Mixografía que, podría incluir la posibilidad que los artistas que visitaban a UCLA para enseñar o conferenciar colaboren en un proyecto con Mixografía. Tomando en cuenta esa oportunidad, en 1984, Luis Remba y su esposa Lea se mudaron a Los Angeles. Poco después, Shaye Remba, hijo de Luis y Lea Remba, se mudó a Los Angeles y Mixografía estableció un taller en el centro de Los Angeles. Hoy en día, Mixografía aún opéra en el mismo lugar, y a través de los años de actividad en Los Angeles, ha colaborado con artistas de gran renombre de los siglos veinte y veintiuno. Esta importante colaboración ha requerido la creación de nuevas técnicas de impresión, y a través de los años, Shaye ha construido y desarrollado nuevas técnicas para satisfacer las necesidades de cada proyecto.

Mixografia logo

Hoy en día el taller, dirigido por Shaye Remba, continúa colaborando con artistas de fama nacional e internacional. Gracias a la dedicación, perseverancia, y deseo de establecer nuevas normas para el arte gráfico, Mixografía ha enriquecido a la comunidad artística de Los Angeles y del mundo entero.

Mixografía, en colaboración con 89 artistas, ha producido más de 600 ediciones únicas. Se han exhibido obras de Mixografía en prestigiosas instituciones alrededor del mundo, incluyendo el Staadliche Kunsthalle, Berlín; Instituto de Arte Contemporáneo, Lima; Los Angeles County Museum of Art, Los Angeles; Centro de Arte Reina Sofía, Madrid; Museo de Arte Moderno, Ciudad de México; Georgia Museum of Art, Athens; Museum of Modern Art, Nueva York; Musée d’Art Moderne, Paris: National Museum of Contemporary Art, Seúl; National Museum of Art, Tokio; Graphische Sammlung Albertina, Viena; y the National Gallery of Art, Washington.

Image

Dimensions of Form: Tamayo and Mixografía” es organizado por el museo de Bowers en conjunto con Mixografía. Programación relacionada con la muestra de “Dimensions of Form: Tamayo y Mixografía” es generosamente patrocinado por el Latin American Arts Council, un consejo afiliado con el Bowers Museum.

Visite bowers.org para los programas de hoy 

2002 North Main Street, Santa Ana, CA
714.567.3600

 

Copyright © 2019. Bowers Museum. All Rights Reserved